english version

english version

Cómo hacer negocios en Marruecos. Conoce a los marroquíes.

 

Ahora más que nunca vemos como empresas españolas se trasladan a Marruecos bien para emprender nuevos proyectos aquí o bien para ampliar las fronteras del que ya tienen, y no es mala idea. Marruecos es un país en constante expansión, que está aumentando infraestructuras en todas sus ciudades, que necesita servicios para todas las empresas que ya trabajan aquí y que además se ha convertido en el país más turístico de África.

Cruzar el estrecho y emprender, como digo, no es mala idea, pero sí es verdad que hay que venir muy abierto y preparado para encontrarse una cultura, forma de vida y religión diferentes, ya que todo esto afectará al día día de tu negocio. Muchas de nuestras dinámicas, formas de trabajar, incluso horarios no son importables, y no van con la forma de hacer o del ritmo de este país.
En este artículo te doy algunas claves para conocer mejor a los marroquíes, que te serán de utilidad si tienes pensado iniciar tu actividad aquí o si ya estás en ello pero te encuentras con algunas dificultades. Aquí van.

#La empatía lo es todo

Si no caes bien, no hay nada que hacer. Para tener buenas relaciones profesionales es muy importante tener primero buenas relaciones personales. Conoce a tus colaboradores, socios y empleados, interésate por su mundo, por su familia. Conoce su cultura y costumbres y entenderás la manera que tienen los marroquíes de relacionarse y de hacer negocios.

#Las recomendaciones

Aquí todo se mueve por "de parte de quién vienes". Es muy importante tener buenos contactos hechos de antemano, que te guíen y que te presenten a otros contactos interesantes. Una buena recomendación vale más que mil tarjetas de visita con un cargo importante escrito en ellas.

#Ante todo sinceridad

Relaciónate sin tapujos, sé abierto. No digas lo que no eres, no hagas creer que tienes un dinero que no tienes, nada de fanfarronadas. Tarde o temprano todo se sabe así que mejor empezar desde el principio siendo sincero. Esto no significa que cuentes todos los entresijos de tu negocio o de tu vida personal, solo que lo que digas sea lo que es.

#Déjate sorprender por Marruecos

Olvídate de prejuicios o de ideas preconcebidas sobre Marruecos, no te servirán. Tu experiencia será la que tú quieras tener y no lo que hayas leído o te hayan contado. Generalmente este país sorprende mucho, no porque sea el mejor país del mundo, sino porque la gente no se lo imaginaba así.

#Empieza con buen pie

Haz las cosas bien, si fallas una vez es muy probable que tus puertas se cierren, sino totalmente al menos de forma parcial. Aquí todo se sabe, todo se cuenta, y sobretodo al empezar estamos en el punto de mira de todos lo que nos rodean. Hay que ser muy cuidadoso y hacerlo todo lo mejor que podamos desde el principio.

#No vayas de listo, ellos lo son más

Concepto: Cuando tú vas, un marroquí ha ido y ha vuelto 80 veces. Primero por su propia naturaleza, su psicología, pero también porque estamos en su terreno, en su país. No los menosprecies o los juzgues por adelantado.

#Haz tu propia agenda de contactos

Contacta con organismos que te puedan integrar en el tejido comercial del país ( cámaras de comercio, asociaciones etc. ) pero sigue tu propio camino también. Intégrate, consigue tus propios "nuevos contactos", esos valen más que nada. Los marroquíes se fían de la persona, no del organismo o la empresa de referencia.

#Borrón y cuenta nueva

No intentes importar tus esquemas o lo que sepas de los negocios a este país, no se puede. Este es otro universo, las relaciones personales y comerciales se desarrollan de manera diferente. Habrá cosas que sí encajen aquí, pero otras no. Tienes que saber ver cuándo te has encontrado con una de esas cosas y no ofuscarte. Adaptación es la palabra, borra todo lo que sabes, observa el entorno y crea en función de él.

#Ánimo que tú puedes

No te frustres porque no encuentras los servicios que buscas o los empleados fieles que necesitas, sigue buscando, los acabarás encontrando, y mientras adáptate a las circunstancias. Intenta no comparar esto con lo conocido, debes empezar de cero, abrirte a lo que veas, aprender de ellos, sigue la corriente y no nades contra ella.

#Bienvenido a un país musulmán

Marruecos es un país musulmán, tenlo en cuenta a la hora de decidir qué negocio abrir, cómo publicitario o como llevarlo día a día.
Recuerda que 5 veces al día se reza, que los viernes es el día santo musulmán, y que las festividades no coinciden con las occidentales. Deberás adaptarte y respetar su cultura y tradiciones.

#Sé considerado con tu entorno

De las personas con una posición económica o social más alta ( sean marroquíes o extranjeros ) se espera que sean considerados con su entorno. Conoce las necesidades de tu comunidad, particular o laboral e implícate.
Pero el buenísimo no es bueno. Sé respetuoso con todos, pero también marca tus límites. Algunos intentarán conseguir de ti más de lo que es justo.

#Ojo con las alianzas o socios

Crea empresas solo con gente ( nacionales o extranjeros ) que sean de tu máxima confianza o con las que hayas tenido ya buenas experiencias en el pasado. En un país donde los tropiezos pasan mucha factura es fácil responder por uno mismo, pero más difícil hacerlo por "ese socio que no trabaja tan bien".

#La generosidad de los marroquíes

La sociedad marroquí es tremendamente generosa, te ayudarán en todo lo que puedan y se volcarán contigo, lo harán sin conocerte y sin esperar nada a cambio. Sé agradecido y no olvides corresponder si llega el momento.

 

Te ha gustado este artículo? No dejes de compartirlo!

Escrito por Lilypu

Escrito por Lilypu

Viendo y viviendo Tetuán con ojos de fuera, pero muy desde dentro.
 
Otros artículos